El desempeño de los Corresponsales de P&I ha supuesto en estos tiempos de COVID-19, sin duda alguna, la asunción circunstancial de un mayor grado de responsabilidad e injerencia, respecto de las relativas a su desempeño regular, dadas las incidencias prácticas resultantes de la pandemia, tanto para las tripulaciones de a bordo, armadores y demás trabajadores a fines a la actividad marítima, portuaria; como también para las autoridades y funcionarios públicos intervinientes en el manejo de la pandemia.

Bajo la premisa anterior queremos compartir de manera sucinta lo que ha sido nuestra experiencia práctica en Venezuela, frente al COVID- 19, a través de nuestra firma Globalpandi, S.A., Corresponsales de P&I para la mayoría de los clubes del Grupo Internacional.

Datos Generales de la Pandemia en Venezuela

En el caso venezolano, según cifras oficiales, para el 8 de marzo de 2022 se registraban 516.966 casos de COVID-19, con 5.650 fallecidos desde la llegada del coronavirus en el mes de marzo de 2020.

No obstante, lo antes señalado, profesionales médicos independientes que hacen seguimiento de la evolución pandémica, no dan crédito o avalan las mencionadas cifras sanitarias.

Según “Médicos Unidos Venezuela” – un colectivo de médicos venezolanos que monitorean la situación pandémica – esos números no reflejan la realidad, y no son más que drásticas subestimaciones por falta de pruebas, infraestructura y por razones de índole política.

COVID en el sector marítimo

En el ámbito marítimo venezolano, se han registrados varios casos de COVID-19 en tripulaciones a bordo, con particular gravedad en algunos casos, pero en su mayoría con satisfactorios manejos médicos, lográndose la recuperación y repatriación de los tripulantes.


En nuestro país, todo lo concerniente al COVID-19 en el sector marítimo está coordinado por el Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos (INEA), siguiendo los lineamientos y recomendaciones tanto de la Organización Marítima Internacional (OMI), como la Organización Mundial de la Salud (OMS) y en armonía con los lineamientos dictados por el Ministerio para el Poder Popular para la Salud (MPPS).


Tales coordinaciones están reguladas de acuerdo a la CIRCULAR OMI N° 4204 de febrero de 2020 y sus sucesivos “adendums”, cuyo objetivo prioritario y fundamental es garantizar la protección eficaz de la salud y la seguridad de la gente de mar, buscando al mismo tiempo la máxima cooperación y coordinación aún en el contexto actual de la pandemia, a fin de garantizar que las operaciones de desembarcos y embarques, y que las operaciones marítimas en general puedan realizarse sin restricciones y demoras innecesarias.


Las acciones llevadas a cabo por el INEA se inician con la declaración de “Estado de Emergencia” por decreto presidencial el 13 de marzo de 2020.


Entre el 15 y el 27 de marzo, el INEA dictó las siguientes disposiciones:


1. Suspensión de movimientos y cambios de tripulantes.


2. Restricción de visitas a bordo: solo para inspecciones antidrogas y visita sanitaria, el resto de actividades e intercambio de información por vía electrónica.


3. Designación de médicos marítimos para cada circunscripción acuática.


4. Lista general de recomendaciones y procedimientos de acuerdo a la Circular 4204 de la OMI.


5. Prórroga de títulos y certificados expedidos por la Autoridad Acuática hasta diciembre de 2020.


El 14 de abril se establecieron las coordenadas para áreas de cuarentena en cada circunscripción.

El 27 de abril siguiendo las recomendaciones de la OMI, se designó a los marinos y personal marítimo y portuario como “Trabajadores Clave”, y en una decisión muy importante se permitieron nuevamente los cambios de tripulaciones, derogando la anterior prohibición

Y el 25 de agosto se establecieron lineamientos detallados para la emisión de los salvoconductos en el sector; igualmente, se diseñó un sistema de intercambio online de información para la aprobación de los cambios de tripulaciones.

En términos generales, el control sanitario en nuestro país se basa en dos procedimientos:


En primer lugar, el Capitán del buque 24 horas previo a su arribo, debe enviar la lista de tripulantes con los controles de temperaturas; el estado o relación de vacunación de los tripulantes no es requerido por las autoridades en dicho procedimiento.

En segundo lugar, una vez arribado el buque, éste permanece en la zona de fondeo, el médico oficial del ente sanitario local subirá a bordo para hacer una evaluación individual, una vez concluida la visita médica y si la situación es normal, la Capitanía de Puerto confirma el práctico para el atraque.


En caso de encontrarse infecciones o Casos de COVID-19 a bordo, el buque se declara en cuarentena y se mantiene control constante e individual de cada tripulante, y en caso de ser necesaria la atención médica en tierra, se tramita el desembarco a través del médico designado y el SAIME (autoridad de inmigración) para tratamiento de emergencia en hospital.

Experiencias prácticas del Corresponsal de P&I

En cuanto a los casos prácticos que como Corresponsales en Venezuela hemos enfrentado, como señalamos precedentemente, se han registrado varios casos de tripulaciones afectadas por el COVID-19 con resultados satisfactorios en términos
médicos la mayoría, al lograse la recuperación de los afectados, pero con algunos casos de fallecimientos que lamentar.

En todos ellos, al menos así lo creemos, la participación del Corresponsal ha sido determinante para lograr un resultado favorable, que no es otro que el de proteger la salud de las tripulaciones, garantizando los desembarcos y repatriaciones, así como los intereses de los armadores y/o miembros del Club.


En este orden de ideas, en relación con el manejo médico-sanitario de la pandemia, Globalpandi, S.A. ha desarrollado un protocolo interno que involucra a sus ejecutivos de reclamos y médicos asesores, el cual se implementa una vez notificado el caso de COVID-19 o posible caso, bien por el Club, Capitán del buque o el armador.

El protocolo abarca el manejo de información inicial para evaluación del caso específico, la atención inicial a bordo para evaluación y eventual desembarco de ser requerido, para su tratamiento en tierra, lo que conlleva el monitoreo y auditoría clínica.


En términos prácticos, entre las situaciones más recurrentes o relevantes que, como Corresponsales, observamos en el manejo de estos casos, podemos mencionar:

  1. En cuanto a los buques fletados y las actuaciones de los agentes navieros nominados por el fletador, en algunos casos, lamentablemente hemos detectado falta de diligencia en la atención de tripulantes afectados por el COVID-19, lo que obliga al armador o empresa suministradora de personal (crewing company) a designar un agente protector que atienda de manera eficiente la situación, en resguardo de sus intereses.


2. De igual forma, hemos observado falta de diligencia por parte de las agencias navieras en tramitar y obtener los resultados de los test preliminares con la urgencia requerida, y en momentos de incertidumbre para el zarpe del buque.


3. En cuanto a las tripulaciones, se plantea en algunos casos, problemas de comunicación (idioma) con las tripulaciones, particularmente de nacionalidad chinas o vietnamitas, lo cual dificulta el manejo de dichos casos.


4. En relación al suministro de los tratamientos o medicamentos en los casos leves, se coordina y monitorea constantemente a los afectados individualmente, siendo el mayor problema garantizar el suministro a tiempo y en cantidad necesaria de los medicamentos, que en la situación actual del país requiere de mucha más coordinación, información y esfuerzo.


5. En los casos hospitalización el aspecto crítico es lograr la pronta atención hospitalaria, dado lo burocráticos o deficiente de las tramitaciones de ingresos, requiriendo un mayor involucramiento del Corresponsal para asegurar el ingreso.

6. Una vez recuperados los tripulantes de esta afectación, por lo general el armador/empresa de suministro de tripulación solicita la repatriación de los mismos, en algunos casos procediendo también con un cambio amplio de tripulación.

7. En los casos repatriación y cambios de tripulación, se plantea la dificultad en Venezuela de la falta de conexiones aéreas internas, lo cual obliga la movilización de los tripulantes por tierra con los problemas que ello implica, en particular de seguridad en las carreteras. Idéntica situación encontramos en la falta de conexiones de vuelos internacionales, lo cual implica itinerarios o complicadas conexiones, que acarrean un incremento considerable de los costos logísticos.


8. En cuanto a los trámites documentales para la repatriación
de tripulantes de nacionalidad filipina fallecidos, existe el inconveniente que dicha representación diplomática y consular en nuestro país han sido suprimidos, asignando su conocimiento a la embajada de Brasil, incidiendo tal situación en la dilación en los trámites requeridos e incremento de sus costos.


9. En estos casos de repatriación de fallecidos, burocrático resulta la tramitación de los documentos requeridos ante los ministerios y demás entidades públicas, lo cual impone un seguimiento y gestión diaria en su tramitación para la obtención y pronta repatriación.


10. En cuanto a las pruebas de COVID-19 relativas a tripulaciones chinas, nos encontramos que solo 2 laboratorios con sede en Caracas y Valencia, son los autorizados por la embajada de ese país para la realización de las mismas, lo cual hace necesario de acuerdo a la localización del buque, el traslado de las tripulaciones a esas ciudades para su realización, con desplazamiento terrestre de gran distancia.

A título de corolario

A título de corolario debemos señalar que los Corresponsales P&I en estos tiempos de pandemia han desempeñado, y siguen desempeñando, un importante rol en cuanto a la asistencia médica sanitaria de las tripulaciones, y en los lamentables casos de fallecimientos.

Desempeños estos que operan también en resguardo de los demás actores intervinientes en la actividad marítimo-portuaria, cuyo cabal y eficientes resultados requieren las necesarias y coordinadas ejecuciones de las directrices y acciones con las autoridades sanitarias, marítimas y de migración, así como la proactiva actuación de los agentes navieros de los buques afectados.

Dr. Iván Darío Sabatino Pizzolante/ Globalpandi

Instituto Iberoamericano de Derecho Marítimo Lima, Perú

Copyright ©2022 Lex Maris News | DGC International LLC. 12 Golden Ash Way, St. Gaithersburg, Maryland 20878 USA. All rights reserved | Aviso Legal | Política de Privacidad |

CONTACTAR

No estamos por aquí ahora. Pero puede enviarnos un correo electrónico y nos comunicaremos con usted lo antes posible.

Enviando

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?